Ajuntament de Todolella

La Fundación Blasco de Alagón reconstruye el retablo gótico de Sant Onofre

<img src="http://farm8.staticflickr.com/7165/6526612251_bcdf0cb313.jpg" width="500" height="334" alt="Retaule"></a>

Las fotografías en blanco y negro que se conservaban de los años 30 y se publicaron en el boletín de la Societat Castellonenca de Cultura han sido claves para poder recuperar el reteblo gótico de la ermita de Sant Onofre de Todolella. Se trataba de una tabla pintada sobre madera que medía tres metros de altura por dos de anchura. La Fundación Blasco de Alagón ha decidido que la recuperación del retablo se haga sobre un soporte cerámico, sobre el cual se podrá conservar mejor la iconografía del retablo. <!--break-->

El escultor y ceramista José Luis Estanislao ha sido el encargado de llevar a cabo la obra. "A partir de las fotografías en blanco y negro del boletín hemos tenido que traducir los colores para luego aplicarlos a la cerámica". En la definición de los colores del retablo han participado especialistas en arte medieval. Así se han estudiado los trazos del retablo en blanco y negro y se han comparado los pigmentos con retablos de la época. A partir de ahí se han definido las tonalidades. "Si hubiesemos realizado el retablo sobre madera si que podríamos haber conseguido unos tonos bastante exactos, pero cuando se trata de cerámica cocida el horno determina la coloración final y es mucho más delicado conseguir la tonalidad deseada".

A partir de la fotografía el retablo se ha dibujado a escala para poder tener la representación de cada una de las figuras. Posteriormente se ha punzado el papel que ha servido para determinar las líneas de los diferentes motivos sobre la cerámica. A partir de ahí ha llegado el minucioso trabajo de pintado de todas y cada una de las piezas cerámicas. Una vez pintadas se han cocido a una temperatura de más de 900 grados. Las piezas se han ido cociendo por separado para luego unirlas y comprobar que cada elemento casa. En ocasiones el trabajo se ha ido al traste si la cerámica se ha agrietado. "Es como volver a empezar una pieza para mayor disgusto tras el trabajo realizado", señala el escultor.

En los adornos y laterales se ha utilizado oro aplicado a la cerámica. Una vez todas las piezas cocidas el retablo se ubicará en la ermita de Sant Onofre de Todolella, donde se encontraba el original que desapareció en la época de la Guerra Civil. El escultor asegura que no descansará hasta que las piezas estén bien asentadas en su destino final ya que "el lugar en el que deben corresponderse a la perfección es en la pared de la ermita. La colocación de las mismas es tan importante como todo el proceso que hemos realizado hasta ahora". Durante diciembre el retablo volverá a ubicarse en la ermita de Sant Onofre. El original fue de madera, la copia será de cerámica.

Lu Ma Mi Ju Vi Dm
 
 
 
 
1
 
2
 
3
 
4
 
5
 
6
 
7
 
8
 
9
 
10
 
11
 
12
 
13
 
14
 
15
 
16
 
17
 
18
 
19
 
20
 
21
 
22
 
23
 
24
 
25
 
26
 
27
 
28
 
29
 
30
 
31
 

Formulario de búsqueda

Portal desarrollado con Drupal